Mi hijo se rompió un diente y fui yo quien lloró más

Esto pasó cuando mi bebe tenía 14 meses.

Un simple accidente, un resbalón y gritos.

Estaba en el cuarto de DA alistando su mochila cuando lo escuché gritar. Le dí el alcance en el pasadizo y veo su boquita con sangre. Lo tomé en mis brazos para consolarlo y revisar su herida. Era un pequeño corte, se había mordido el labio.

Continue reading